Jai Paul

Se dice desde hJaiPaulace tiempo que todo está inventado. Que lo único que pasa con las modas es un eterno retorno al pasado. Y eso se refleja también en la música, especialmente con épocas como los 80 y los 90, no sé si porque los mayores consumidores de nuestra era vivieron su adolescencia o niñez dentro de esa franja o porque realmente son épocas con mucho potencial por explotar.

El caso es que ciertos estilos musicales vuelven pero no lo hacen sin cierta innovación. Hoy en día la mezcla es el poder y gente como Jai Paul nos lo demuestra. Electrónica de 8 bits, funky, hip hop, r’n’b e incluso algo de dubstep son los ingredientes de la receta de este joven londinense de sólo 21 años. Luces de neón, chándals de táctel, colores flúor y sintetizadores consiguen que su sonido e imagen tengan algo de ochentero, algo curioso si tenemos en cuenta que Jai nació casi en los 90, pero no tan curioso si tal y cómo decíamos las modas vuelven.

Y el “revival” es algo que no sólo pasa con los 80 sino también con el hip hop y el rap, ahora más que nunca de moda gracias al adorado por todos Kanye West. Y aunque Jai poco tenga que ver con el susodicho, también mezcla el hip hop con otros estilos y lo hace con cierta gracia.

Comparado con artistas como Hudson Mohawke, Rustie, N * E * R * D, o D’Angelo el inglés ha logrado captar la atención de The GuardianRadio 1 de la BBC, con el apoyo de periodistas como Rob da Bank o Gilles Peterson quienes han confiado en su potencial desde el principio. Por no hablar de la blogosfera, territorio natural del hype y el entorno perfecto para que un artista como Jai Paul se dé a conocer sin haber grabado un sólo disco. Por eso no es de extrañar que una discográfica como XL Records, responsables de discos de MIA, Basement Jaxx o Ratatat haya fijado sus ojos en él y hayan firmado ya un acuerdo discográfico. Y es que en los tiempos en los que vivimos internet tiene una importancia brutal a la hora de descubrir nuevos talentos como este. Gracias a herramientas como myspace muchos artistas como Jai Paul pueden darse a conocer y conseguir un contrato con un sello discográfico, e incluso situarse en las listas de lo que nos depara el 2011 en cuanto a nuevos talentos, como es su caso.

BTSTU, la canción que le ha llevado a la fama es un tema ecléctico en el que Jai no para de repetir con voz de falsete “Don’t fuck with me”, sin tapujos y con las cosas bien claras. Con su tupé hortera, la cara pintada y el barroco inundando todo lo que hace, él solito se encarga de la parte vocal, de la melodía y de las letras de sus canciones. Con la frescura que le otorga su juventud, y su gran parecido a Prince (no sólo físicamente sino también a nivel musical), se planta ante el mundo para conquistarlo. De momento ya tiene encandilados a unos cuantos, aunque puede que su enamoramiento sea fugaz. En cualquier caso y dure lo que dure, su conquista está empezando y está dispuesto a arrasar. Sino, al tiempo.

 

Artículo escrito para H Magazine.

 

Advertisements