Smoke Fairies

Todo en Smoke Fairies es retro. Hasta el nombre podría ser perfectamente utilizado para denominar a una tienda vintage. Hasta su indumentaria recuerda en ocasiones a los felices años 20. Y si te das un paseo por su página web verás que todo tiene una estética que bebe de otros tiempos.

Todo en smoke fairies parece mágico. Dos mujeres que viven en la tierra, pero sin embargo parecen pertenecer al cielo. O al bosque y la naturaleza. Hadas del bosque, reinas de lo bucólico y del género folk. Tienen ese aire etéreo y esa voz tan peculiar, que hace pensar que quizás sí existen ángeles que bajan a la tierra. Incluso la portada de su disco desprende un halo de misterio, iluminadas por un resplandor fantasmagórico con el que se intuye que dentro vas a encontrar gratas sorpresas.

Armadas con la sencillez de sus voces y dos guitarras, sus canciones podrían ser la banda sonora de un cuento de Edgar Allan Poe o la música que acompaña a una tranquila tarde invernal de domingo. Quietud y calma definen sus melodías, teñidas con algunas pinceladas de tiempos lejanos, de princesas y trovadores. Canciones que nos transportan a otras épocas y lugares, en los que se respira naturaleza, melancolía y nostalgia por lo que pudo ser y no fue. Through low light and trees es el título de su último álbum en el que adentrarnos por las profundidades y recovecos de sus melodías, como en un bosque espeso en el que descubrir nuevos y agradables misterios.

Escuchándolas y viéndolas, uno se pregunta si no serán la reencarnación de los poetas románticos ingleses o descendientes de Lord Byron. Prueba de ello son las letras de sus canciones, como Summer Fades que habla de los nuevos comienzos, de empezar cosas con ilusión, de cómo las personas pueden ser como las estaciones, sombrías como el otoño o luminosas como el verano. Devil in my mind trata de la sensación de estar perdido y la oscuridad que se siente cuando te sientes atrapado y confuso. O Storm Song inspirada en una tormenta, como su propio nombre así lo indica. Estas son algunas de las pequeñas piezas de orfebrería que podrás encontrar en su último álbum, en el que sumergirte en los mundos oníricos de estas dos británicas.

Katherine Blamire y Jessica Davies lllevan más de cuatro años siendo ninfas de la música y creando esas atmósferas oscuras, fantasmales y llenas de magia con la música como hilo conductor. Y en todos estos años han estado de gira con Brian Ferry o Richard Hawley y han grabado algunos singles como Gastown y River Song con el mismísimo Jack White (The White Stripes) en el estudio que él tiene en Nashville. Además han estado de gira por Estados Unidos y Reino Unido y ahora le llega el turno al resto de Europa. En España estarán presentes en el Primavera Club tanto en Barcelona como en Madrid, para ofrecer uno de esos conciertos íntimos y mágicos. Uno de esos conciertos que hacen que se te erice la piel y pongas todos tus sentidos fijados en el escenario y en todo lo que allí ocurre, con sólo dos chicas y sus dos guitarras.

 

Artículo escrito para H Magazine

Advertisements