A veces la felicidad ajena es tan molesta. Exposición de Júlia Solans

felicidadajenaLa calle, esa fuente de inspiración que nunca se agota. Eso lo sabe bien Júlia Solans y cualquiera que sea un poco observador. Esta buena moza ha estado dedicándose a ser un poco cotilla (yo prefiero decir que ha hecho un gran trabajo de campo) y se ha fijado en conversaciones ajenas en el metro, en el mercado o en cualquier espacio público dónde la gente se cuenta su vida sin más. Ha recopilado todas esas frases curiosas, graciosas e ingeniosas y las ha utilizado como estados de facebook o ha creado ilustraciones con ellas. Ahora su trabajo se puede ver en esta exposición y también en un un fanzine llamado 20 mil lenguas de papilas submarinas. ¡La vergüenza ajena también puede convertirse en arte! Por ahí hay miles de palabras esperando, sólo hay que darles una oportunidad.

Reseña escrita para Le Cool Barcelona sobre una exposición de Júlia Solans.

Advertisements