Chinese Christmas Cards

ChineseChristmasCards

Chinese Christmas Cards son como el verano. Te ponen tontorrón como el calor, te invitan a la festividad y a la celebración, y como las bicicletas y la juventud son para esa época del año en que la temperatura sube exponencialmente. Hablamos con Joan y con Mario acerca de ellos, de su música y de pasarlo bien.

 Joan y Mario se conocen desde hace años, concretamente desde 3º de ESO como nos cuenta Mario, aunque no fue hasta un viaje al norte de España en el que hablaron de música y decidieron que harían algo juntos. “Joan era muy amigo de mi hermano y nos fuimos todos juntos con más amigos a hacer surf al norte de España, en el trayecto, como teníamos mucho tiempo empezamos a hablar y él me enseñó canciones que había hecho y yo le enseñé temas que había hecho con mi anterior grupo. Decidimos que montaríamos algo juntos, y ahí surgió la idea que fue madurando hasta convertirnos en Chinese Christmas Cards” Y de esa época de la infancia y la juventud viene también su nombre como nos comenta Joan: “A mí me llamaban chino en el colegio, así que empezamos a buscar cosas con chinese para nuestro nombre, era navidad cuando estuvimos pensando en posibles nombres, se nos ocurrió este y nos gustó”.

Los dos venían de mundos diferentes, Joan de la electrónica como DJ del colectivo Yall y como NIghty Max y Mario del rock con influencias punk de su anterior grupo, Accident recover, y en el pop electrónico encontraron el camino en común. La manera en la que trabajan sus canciones es sin roles establecidos, dejando que la creatividad fluya, como nos comenta Mario: “Yo toco la guitarra y él (Joan) toca el piano, o produce música electrónica, así que normalmente las canciones nacen de una idea mía de voz y guitarra o nacen de ideas de él de bases o teclados. El caso es que la idea sea buena y creamos que pueda funcionar, al ser sólo dos, no hay problemas de discusiones, siempre se decide todo por mayoría absoluta”.

En 2009 fueron los ganadores del Levi’s Unfamous Music Awards, el primer concurso al que se presentaban, y que les llevó a tocar en un sinfín de salas alrededor de España. “Ahí es dónde empezó todo, fue en este concurso dónde hicimos nuestro primer concierto, y de ahí empezamos a salir en revistas, la gente empezó a hablar de nosotros en blogs…” También fue ese concurso el que ha permitido que ahora hayan acabado de grabar un disco con Mushroom Pillow, y Joan nos lo cuenta: “El día que tocamos en la final de levi’s hablamos con un chico que trabaja con ellos que es el export manager y se llama Fernando Yáñez. Quedamos un par de días, le enseñó nuestra música a Mushroom, les gustamos y ahora hemos estado grabando el disco en Madrid”. De este disco que no verá la luz hasta después de verano, nos comentan: “la idea es que no tiene sentido sacarlo ahora porque todos los carteles de los festivales de verano están cerrados y no llegamos a tiempo, así que saldrá más tarde porque la idea es girar al máximo con el disco. El álbum tendrá seis canciones, una de ellas inédita, llamada Paper Boy. Es un disco de presentación, básicamente son las canciones de la maqueta pero bien grabadas y con una vuelta de tuerca más, tampoco íbamos a sacar un EP de cuatro temas, pero no queríamos hacer un LP de doce, así que elegimos un término medio”. Una lástima que el disco no pueda presentarse en ninguno de los festivales de verano de nuestro país, ya que la música de Chinese Christmas Cards es perfecta para este tipo de festivales veraniegos y bailongos, en el que la frescura y la facilidad de sus canciones vendrían que ni pintadas.

Respecto a ese aire juvenil y desenfadado que desprende su música ellos tienen algo que decir “no queremos hacer canciones tristes, pretendemos hacer canciones de buen rollo, que la gente se lo pase bien, que la gente tenga ganas de venir a nuestros conciertos, y que disfruten de la música. También que inspire a otros músicos y alegrarle el día a la gente que nos escuche, tampoco pretendemos mucho más. Hacemos lo que nos gusta  y no intentamos gustar a la fuerza. Tampoco intentamos transmitir una idea política, ni para cambiar ninguna norma ni el mundo, las letras tampoco tienen ninguna trascendencia bestia, simplemente que guste la canción en sí, que guste y que dé buen rollo”. Y vaya si consiguen su cometido, letras pegadizas que se te meten en la cabeza y se quedan ahí, llenando tu cerebro de serotonina y alegría, casi sin darte cuenta. Felicidad sin necesidad de sustancias lisérgicas y ganas de bailar, bailar y bailar y no dejar de reír por cosas absurdas, como cuando tienes quince años, estás en la edad del pavo y cualquier tontería te parece muy graciosa.

Pues así, con esta felicidad inusitada que provocan sus canciones, se presentan estos dos jóvenes Joan y Mario, que han sido comparados con The Postal Service o Lali Puna, aunque nada tengan que ver con los claroscuros de ninguno de los dos, a lo que Mario nos responde: “si te fijas ni siquiera The Postal Service y Lali Puna se parecen, tienen que ver, pero a la vez no tienen nada que ver. Se parecen en que es pop suave con base electrónica y por eso nos comparan, básicamente es el estilo de música el que tenemos parecido pero luego hay muchas cosas diferentes a ellos”. Y en la diferencia está el toque especial que ellos tienen, quizás sea su juventud, su honestidad, la música que les gusta o una buena mezcla de todo lo que compone la fórmula mágica de sus canciones. Una fórmula que de momento les ha llevado a ganar un concurso más que ha permitido que toquen en la carpa myspace del Primavera Sound y que ha hecho que puedan grabar su primer disco, el que seguro les traerá muchos más conciertos por toda la geografía española y con el que ellos esperan tocar también por Europa. Habrá que esperar a ver qué les depara el futuro después de verano a estas Chinese Christmas Cards que con tanta ilusión nos traen Joan y Mario.

 

Entrevista realizada para H Magazine.

 

 

Advertisements