The Mighty Fools

MightyFools

The Mighty Fools no es un grupo, aunque lo pueda parecer por su nombre. Se trata del álter ego de Miquel Vilella, un chico de Reus que disfruta de la soledad y el ostracismo a la hora de componer sus canciones, que hablan del dolor, de la transcendencia y de mundos literarios. La transcendencia, que no la religión, rodea su manera de entender el arte. Prueba de ello es el hecho de que grabase su álbum de debut, You’re so good to me en un estudio con vistas a un campanar del Prioral de Sant Pere, en Reus. Según él, “la piedra del campanar me servía de contrainspiración, es decir, de control de la inspiración, porque la piedra te inspira ese contrapunto de realidad; lo que hace es manterner el calor en invierno y estar fresca en verano, tiene ese efecto de contrapeso que es la idea que me gusta. No es que me inspire la arqueología, sinó las capacidades de la piedra de devolverte a la realidad”. Amén. Como reza una de sus canciones, y es que el disco está lleno de esa transcendencia; “hablo de una pérdida de la fe, de las contradicciones internas, de intentar ubicar un punto de vista, si soy fuerte, si soy débil, si dudo en los momentos equivocados, ¿porqué si todo me va bien no soy feliz? ¿porque evito hacerme preguntas?”

Este debate interno y la soledad a la hora de crear son claves para Miquel, que nos cuenta que: “la observación es bastante clave, yo no hablo de mí nunca, hablo de lo que observo, así que la cosa está en salir del río, me refiero al río vital, y poner los pies fuera, Esto sólo se puede hacer si estás solo y aunque estar solo te provoque dolor, es algo que no puedes hacer acompañado, porque se distorsiona la visión”. Por otra parte no descarta formar un grupo “aunque el proyecto es personal y exploro mi mirada, la fórmula es de grupo. No descarto interactuar con más personas, aunque sea una colaboración volátil, porque me interesa confrontar ideas también”.

Todos los elementos de su primer álbum están cuidados al detalle, desde el artwork a la masterización, para lo que ha contado con grandes profesionales como Chris de Lorenzo para las ilustraciones de su disco y con Paul Gold, responsable de la masterización de discos de artistas como Sufjan Stevens y Grizzly Bear. En el caso de de Lorenzo, lo encontró por casualidad, porque le gustó el trabajo que hizo para Grimis, y en el caso de Paul, contactó con él porque le gustaba el sonido de los discos que había masterizado “Actualmente se suelen masterizar los discos en un volumen muy elevado, y yo quería que mi disco sonase como artistas que me gustaban”. El resultado son once canciones folk con influencias de rock americano que hablan de frustración y de dolor; “La idea era sonar modesto y ambicioso a la vez, que parece una contradicción pero no lo es. Modesto en el sentido de honestidad, de no querer parecer lo que no eres, y ambición en el sentido literario, de manejar conceptos elevados”. Además lo hace en inglés, lengua que él considera franca; “soy catalán pero a la vez vivo en Europa, la gente se va de erasmus, hace interrail etc Yo lo que hago es coger esas canciones y llevarlas de viaje, de interrail. Con la mirada externa, viajando, conoces tu casa”. Y nosotros desde casa, con nuestra mirada puesta en sus canciones, intentaremos descubrir un poco más de The Mighty Fools.

 

Entrevista realizada para H Magazine.

Advertisements