San Leon

San Leon es baile, es música con aires vintage, es pop y sobretodo descaro. Y como a nosotros nos gusta más el descaro que a un mono una banana, nos lo pasamos en grande cuando entrevistamos a Aldo, el cantante de esta simpática banda. Los cuatro integrantes de San Leon parecen hiperactivos y de hecho lo son. Bueno, de hecho sólo lo es Aldo, vocalista del grupo, que tiene el transtorno realmente, y que ha sabido convertir lo que puede parecer un problema en algo buenísimo. Y es que destila energía en todo lo que hace. Incluso hablando relajadamente conmigo parece que nos encontremos en medio de algún torbellino de palabras y corrientes de pensamientos que se lanzan al aire en nuestra conversación. Ex­miembro de El guisante mágico, Aldo es el cantante y el que se encarga de las letras en el grupo. Arnau Obiols está a la batería y también es miembro de otros dos grupos, Stand up against heart crime y Television Personalities. También tenemos a Miguel Mestres, guitarra principal y que tampoco se queda corto, siendo miembro también de Stand up against heart crime y tocando a veces con Marujita (es un grupo, no una coña) . Y por último a Juanjo Onofre al bajo, reciente incorporación de la banda, ya que Jordi, que ocupaba su lugar ha abandonado el grupo por la política. El hecho de que estén en varios grupos a la vez y todos estos sean de Barcelona, hace sospechar que todos los músicos de la ciudad condal acaban por conocerse de alguna manera; “es muy endémico y al fin y al cabo hay muy poca gente en este mundo, es una escena en la que nos conocemos todos. No somos amigos todos, amigos hay tres, el resto son conocidillos”, nos comenta Aldo.

A la hora de definir su música, Aldo lo tiene clarísimo: “soul­pop­salsa, nos lo dijo una vez alguien y nos gustó. Es que la verdad, las etiquetas, para El Corte Inglés. Algunas revistas siempre ponen sus super etiquetas y cuanto más cool más etiquetas, que si soul world music hip hop black mamba. Hacemos pop, son estructuras pop, de popular”. Y lo popular queda reflejado en la canción Queen at the golden rush, que lejos de ser una paranoia inspirada por las sustancias psicotrópicas como creíamos, está inspirada en la España de la guerra civil y en la abuela de Aldo. ” Habla de mi abuela, que siempre me contaba historias de la guerra civil, que por la noche tenían que cerrar las ventanas y poner sacos de arena en la pared. Mi abuela vivía en Valencia y luego se fue a vivir al norte, a un pueblo en el que decían que había pasado el oro de Moscú, y se cotilleaba que había gente que tenía parte de ese oro. Mi abuela en la canción es la la reina en la fiebre del oro”.

Letras ácidas y un fino sentido del humor es lo que nos ofrecen San Leon y a nosotros nos encantan esas pequeñas dosis de mala leche e ironía; “soy una persona muy ácida, me encanta el humor negro y me ha costado muchos enemigos. Pero bueno, es una manera de ver la vida, cada autor tiene su estilo, yo llego a ser mordaz incluso, pero no lo busco ni hago ejercicios de estilo, es lo que me sale.” Como tampoco tiene ningún ritual extraño a la hora de componer. La naturalidad siempre por delante: “yo creo que cualquier explicación de cualquier artista respecto a cómo hace su arte es completemante innecesario, porque el arte es para ser admirado,observado, bailado, tocado yo que sé… Yo no rebusco en mi interior, sí que puede que haya gente que te diga que se quedan ahí, se deprimen. se pone a llorar, se cortan un poco la vena para ver como sangra… No sé, cada uno tiene su manera, y creo que no se debe alabar el ritual sino el resultado. Yo fumo muchos cigarros y bebo cerveza”.

Una suerte poder crear esas canciones de una forma tan natural y derrochando ingenio, ironía y ritmo por cada poro de la piel de estos chicos que después de su primer disco Bits & Pieces, han sacado al mercado recientemente un EP llamado Sotavento con una canción que ya está sonando por ahí, llamada Jack in the box. Además preparan nuevo disco de cara a octubre y han tocado hace poco en un festival de Valladolid y tocarán en el Festus Festival gratis este julio. Y como son jóvenes y están llenos de actividad, no les ha bastado con conquistar la península sino que se han lanzado al extranjero, haciendo unas sesiones acústicas en Nueva York y con vistas a algún proyecto en Italia y algo en Inglaterra para el próximo octubre, pero como dice Aldo “ya se verá”. Lo que si se ve, y claramente, es que en sus conciertos quieren hacer que la gente baile “que bailen y lo pasen bien, si te has bebido dos cervezas, vas a bailar, lo juro. Por Dios”. Y no hace falta que lo jure, lo hemos vivido con nuestros propios ojos. Y nuestros propios pies.

 

Entrevista realizada para H Magazine.

Advertisements