Lorena Álvarez

LorenaAlvarezLorena Álvarez es de todo, menos común. Esta rara avis asturiana nos presenta canciones que recuerdan a romances, pasodobles, jotas y canciones populares. Junto a Jaime Sevilla y Laura Martínez del Pozo ha formado su propia banda municipal para ir tocando de pueblo en pueblo, y de verbena en verbena, como se hacía antes. En un mundo dónde la electrónica y la tecnología se imponen a la hora de hacer música ella apuesta por lo tradicional, o lo deliberadamente retro, como la cinta de cassette y el walkman. ” Tenía la ilusión de editar un casette, porque me gusta ese formato y me gusta como suena. A veces por querer ser muy modernos eliminamos cosas que funcionan y yo quería recuperar el formato cinta. Ahora vivo en Alemania, que es un país que puede parecer muy moderno, pero las cosas que son tradiciones y que funcionan las mantienen, como por ejemplo construir bien una casa o hacer un buen pan casero. A veces la gente confunde la modernidad con la industrialización o piensan que es algo cateto. Como ya no hay soportes para escuchar este formato tuve que regalar un walkman con cada cinta y además hice una serie de grabados ilustrando cada canción, un calendario y un estuche de tela para guardarlo todo. De esto he hecho 150 copias únicas, a las que he llamado “la cinta” porque ya tenía pensado el título de mi primer disco y esto es sólo un adelanto con siete canciones.”

Además de cantar, Lorena Álvarez también es artista. Hace ilustraciones, vídeos y pinta cuadros, con lo que la música para ella es un proyecto artístico más en el que se basa en lo popular, en los pueblos y en las personas mayores; “en los pueblos, o por lo menos en el mío, siempre están contando historias del pasado, porque la vida para ellos fue igual durante mucho tiempo, y de repente todo ha cambiado muchísimo. Aunque eran muy pobres y no había muchas comodidades creo que la gente mayor tiene idealizado el pasado. La música tradicional me parece muy poética y muy democrática porque todo el mundo puede cambiar la letra en cualquier momento, son anónimas y son cotidianas. Yo estoy haciendo un poco lo mismo, pero contando cosas que pasan en nuestro tiempo. Hoy en día, parece que el arte es un mercado, todo es tecnológico, a lo grande y a mí me interesa más conocer la parte humana de las cosas. Hace poco conocí a una señora a la que admiro muchísimo y que lamentablemente murió poco después de que yo la conociese. Se llamaba Concha de Transmonte y conocía canciones populares y ella que era toda una experta, me preguntaba sobre partes de la jota que no encontraba en mis canciones. Porque pueden recordar a la jota, pero no son jotas. Cada vez estoy investigando más sobre la música tradicional y tengo ganas de ir a Urueña, un pueblo de Valladolid en el que vive Joaquín Díaz que tiene una fundación con un archivo de grabaciones de campo con gente cantando, que recupera canciones que se están perdiendo.”

Y así explorando en terrenos desconocidos y a la vez incrustados en alguna parte de nuestra memoria popular, Lorena Álvarez consigue que algo aparentemente desfasado aparezca como novedoso, haciéndonos sonreír con cada guiño al pasado que hace en cada canción.

 

Entrevista realizada para H Magazine.

Advertisements