Metz

MetzLos 90 volvieron hace un par de años, no sólo en la manera de vestir, sino también en todo lo demás, incluyendo la música. El grunge y el harcore se han visto reflejados en muchas de las bandas que han surgido últimamente. ¿Moda, quizás? ¿O quizás se deba a que en los 90, la llamada generación X estaba harta de todo y se corresponde con el sentimiento general de la juventud del siglo XXI? En cualquier caso, Metz, unos chicos de Toronto, han decidido recuperar pinceladas de esos estilos sin dejar de lado el pop. Alex Edkins (voz), Chris Slorach (bajo) y Hayden Menzies (batería) se mueven con desparpajo por el punk-rock, post-hardcore y grunge que también ha cautivado a otras bandas de su generación como Cloud Nothings o Japandroids. Hablamos con ellos sobre su primer álbum, de título homónimo, que ha sido editado por SubPop.

Dicen que todo está inventado, que los estilos y las modas siempre vuelven, o en cierto modo, nunca han dejado de morir. Metz miran al pasado, retrocediendo unas dos décadas, hacia la escena grunge y hardcore. “Es simplemente un estilo natural de música para nosotros. No hacemos planes para escribir un tipo específico de música. Es lo que aparece cuando los tres escribimos canciones juntos. Todos crecimos con música punk y grunge. Fue, y es todavía, una parte muy importante de nuestras vidas, aunque escuchamos muchos tipos de música, de diferentes géneros y épocas. En los 90 nosotros vivimos nuestros años de adolescencia. En esa época las cosas eran excitantes, frescas y motivadoras, especialmente con la música. La música grunge y punk estaba viva y la verdad es que nos influyó muchísimo. Estábamos siempre escuchando música diferente y cogiendo influencias de ello. Como adolescente es excitante ver como esa música es algo de lo que puede que algún día formes parte.” Sueño que años más tarde se haría realidad, concretamente en el 2008, año en el que formaron la banda. “Nos tomamos nuestro tiempo en escribir canciones y tocar, pero no teníamos prisa por estar ocupados. Cuando firmamos por SubPop teníamos bastante trabajo que hacer ya que empezamos a tener mucho apoyo de la prensa internacional. Es bastante alagador.”

Su primer álbum, ha estado producido por Alex Bonenfant, productor de Crystal Castles, entre otros, y por Graham Walsh de Holy Fuck; “trabajar con Graham y Alex fue increíble. Ellos son conocidos por otros estilos de música así que pensamos que sería una buena manera de utilizar otras ideas y aproximarnos a sonidos a los que no estábamos acostumbrados. Ambos tienen mucho talento e ideas brillantes con las que seguir adelante. Además supieron llevar nuestra molesta atención a los detalles.”

Su música se relaciona fácilmente con la ira adolescente, el estar “harto de todo” y gritarlo a los cuatro vientos, pero para ellos nada de eso es así. “No somos gente enfadada. Las canciones que escribimos y la forma de tocar en directo es algo divertido para nosotros. La intensidad de la banda se basa de manera primaria en la emoción y la diversión. Las voces se añaden después de que las canciones estén escritas, por lo que la mayoría son una reacción al tipo de canción que es. Parece que las canciones quedan mucho mejor así. A veces se trata de un enfoque negativo, pero otras veces es simplemente la manera de sacar fuera nuestros sentimientos.” Emociones en las que el punk está muy presente, no sólo en su música sino en su manera de ver la vida, aunque con algunas diferencias. “Todos somos bastante normales, tenemos trabajos normales de lunes a viernes y vivimos una vida tranquila. Pero también crecimos con la filosofía DIY y la ética punk, y creo que es todavía importante en nuestra visión de las cosas.” El instinto animal del punk se vive en sus directos, donde seguramente los pogos y el crowdsurfing estén a la orden del día, respecto a eso, nos comentan, “una vez, en un concierto en Montreal, un chaval se machacó la cabeza contra el monitor del escenario, creemos que a propósito, y estuvo sangrando por todas partes. Paramos el concierto para preguntar si estaba bien y vimos como estaba sonriendo y pasándoselo en grande. Fue bastante loco”. Pero como ya decíamos al principio de esta entrevista, no todo es dureza y gritos. Bajo sus huesos late una profunda base pop; “Crecimos con todos los tipos de música que nuestros padres escuchaban en nuestra niñez, así que el pop es algo muy querido para nosotros. Tratamos de usar influencias pop en nuestra música y creo que tenemos estructuras muy pop en nuestras canciones. ¡La música ruidosa también puede ser pop!

Advertisements